domingo, 14 de septiembre de 2014

Sobre la revisión de las condiciones de uso de JW.ORG

Recientemente entró en vigor una revisión de los términos y condiciones de uso del sitio jw.org. Esto ha generado considerable duda para aquellos hermanos que conocen poco o nada de asuntos legales; particularmente sobre leyes de derechos de autor (Copyright).

¿QUÉ IMPLICA DICHA RESTRICCIÓN?
Empecemos diciendo que la actualización de los términos y condiciones no tienen nada realmente nuevo; simplemente hace más específico el uso correcto o incorrecto del contenido del sitio de internet. Lo que ha considerado controversia es la cláusula que dice:

“Está prohibido: Publicar contenido de este sitio en cualquier otro sitio de Internet (ni tampoco en redes sociales ni en páginas para compartir archivos).”

Algunos hermanos llegan al extremo de pensar que no debemos ni siquiera poner enlaces (hipervículos o links) en una red social que lleve al sitio de internet. Esta cláusula NO SE REFIERE A ESO.
Las leyes sobre Copyright (derechos de copia) protegen al autor de plagio de contenido; esto es, que alguien publique algo como si fuese propiedad suya, pero en realidad, es propiedad intelectual de otra persona.

Poniéndolo sencillo: Que una persona (testigo de Jehová o no) publique en su blog un artículo, y haga creer a otros que él lo escribió, pero en realidad solo copió y pegó un artículo publicado en jw.org. Esto aplicaría en las redes sociales, a que alguien haga eso en una “Nota” en Facebook, o publique imágenes tomadas del sitio de internet y no aclare que no son propiedad suya. Esto estaría violando las leyes de derechos de autor; leyes que los usuarios de, no solo jw.org, sino de cualquier otro contenido privado, debemos respetar (eso aplica a Watchtower Library y toda otra publicación física como libros, revistas, DVD y CD publicados por la organización, y hasta artistas comerciales como cantantes, escritores, etc.)

En resumen: Si alguien desea poner un vínculo hacia un artículo de jw.org, puede hacerlo. No está violando ninguna ley de derechos de autor al hacerlo. Si alguien copia porciones pequeñas de texto de esta página, y las pega en un comentario en alguna red social (por ejemplo), y pone la fuente de donde se tomó, tampoco está violando dicha ley.

CUMPLIENDO LA LEY, SIN SER LEGALISTA
La Organización impone estas restricciones, no porque quiera restringir nuestros derechos, sino porque ella misma debe atenerse a las leyes del César mientras cumple su labor evangelizadora (Mateo 22:21). Nosotros, como cristianos, también debemos cumplir con las leyes impuestas por los gobiernos humanos, lo que implica respetar las leyes de derechos de autor (Romanos 13:1-2).

Sin embargo, jamás olvidemos la diferencia entre la honestidad y el legalismo. Son dos cosas muy distintas. Hay hermanos que llegan al extremo de criticar y regañar a otros por cosas tan simples como publicar en Facebook o Twitter un enlace que lleva a un artículo de la página de la Organización, en una interpretación errónea de los Términos de Uso de la página. Al usar esta página y procurar cumplir las leyes, jamás olvidemos lo que dijo el discípulo Santiago: “Sigan hablando de tal modo y sigan haciendo de tal modo como lo hacen los que van a ser juzgados por la ley de un pueblo libre. Porque al que no practica misericordia se le hará [su] juicio sin misericordia. La misericordia se alboroza triunfalmente sobre el juicio” (Santiago 2:12, 13). No tenemos derecho de estar juzgando a los hermanos, ni regañándolos ni criticándolos, especialmente cuando es nuestra limitación de conocimiento en cuestiones jurídicas y legales las que han hecho que interpretemos de forma errónea un acuerdo legal. Nunca olvidemos las palabras de Cristo: “Sin embargo, si hubieran entendido qué significa esto: ‘Quiero misericordia, y no sacrificio’, no habrían condenado a los inculpables” (Mateo 12:7).

Que todos sigamos mostrando amor, tolerancia y honestidad al usar debidamente las provisiones que Jehová nos da para llevar a cabo nuestro ministerio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario